”ESP_LANGUAGUE”
”ENG_LANGUAGUE”

Guadalajara el origen de una ciudad

Guadalajara en tiempos de los romanos

El origen de la ciudad de Guadalajara es todavía un misterio aunque se apunta a que pudo estar en un pequeño asentamiento a las orillas del río Henares. Este poblado era llamado por esa época Arriaca, ciudad de origen vasco que era reverenciada por historiadores romanos. Otra teoría que podría ser válida habla de la ciudad de Carae, un asentamiento a las orillas del río Henares en el que existían unas cuevas. Este asentamiento fue realmente difícil de conquistar por los romanos y se habla en numerosos libros de la época. De ahí que hasta hace 2 o 3 siglos a los Guadalajareños se les denominaba Caracenses.



La Guadalajara Árabe

h1_i1_PuenteArabe_Guadalajara_Grabado_sXVI.jpg Si bien del periodo romano y visigótico apenas quedan muestras en la ciudad de Guadalajara, como pueda ser el puente de origen romano, si de la antigua ciudad musulmana llamada Wad-al-Hayara hasta la conquista por parte de los cristianos sobre el año 1085. Wad-al-ayara pasaría posteriormente a Gudadalfaiara y algunos nombres mas hasta llegar a su denominación actual.

La ciudad se extendía desde la plaza de Santo Domingo hasta el río Henares separado por dos barrancos, el del Alamín y el de San Antonio. De esta época quedan en la ciudad las ruinas del Alcázar, actualmente en fase de investigación arqueológica y en proyecto de restauración, El Torreón de AlvarFañez cerca del actual palacio del infantado. Si bien del periodo romano y visigótico apenas quedan muestras en la ciudad de Guadalajara, como pueda ser el puente de origen romano. Si en cambio de la antigua ciudad musulmana llamada Wad-al-Hayara hasta la conquista por parte de los cristianos sobre el año 1085. Wad-al-ayara pasaría posteriormente a Gudadalfaiara y algunos nombres más hasta llegar a su denominación actual.

h1_p1_Guadalajara_VII.jpg
Guadalajara s.VII.
h1_c2_Alcazar_vistas.jpg

Restos del Alcázar de Guadalajara, visto desde el aire y desde el barranco del Alamín.

En el lado opuesto El Torreón del Alamín donde se ubica el museo medieval de Guadalajara y La Puerta de Bejanque. El resto de la muralla fue destruido la mayoría en el siglo XIX tras reformas para abrir la ciudad.



h1_c2_Murallas_torreones.jpg
Torreón del alamín (izqda.). Torreón de Alvarfañez y puerta Bejanque (dcha.)

Las mezquitas más importantes de esta época se encontraban una en la Plaza de los Caídos, frente al palacio del infantado, que posteriormente fue convertida en iglesia y finalmente destruida. Y otra la mezquita de Santa Maria, actual basílica de Guadalajara.

h1_i2_Grabado_Santa%20Maria.jpg
Grabado de Santa María, antigua mezquita de estilo mudéjar.

La ciudad contaba con una amplia población de origen musulmán que se extendía desde la puerta de la ciudad en el río Henares cuyo nombre era La Alcallería y ya en el interior de la ciudad alrededor de la mezquita cuyos habitantes tenían cierta relevancia en torno a la jerarquía que dominaba la ciudad. Además existían en esta zona llamado Alamín un gran número de artesanos y vendedores de especias y comestibles. En las afueras de la ciudad, al lado del barranco del Alamín existía otra gran comunidad musulmana, está se cree que podía ser de menos recursos que la que habitaba en el interior así como muchos de estos eran población itinerante en la península.

En aquel momento se contaba también con la judería, población judía que se encontraba al otro lado del Torreón del Alvarfañez, donde hoy se encontraría el parque del Coquín.

La conquista de Guadalajara

h1_l1_escudo gu.pngGuadalajara se encuadraba en el reino taifa de Toledo, junto con ciudades de renombre en esa época como Atienza, Siguenza.. En torno a al 1078 Castilla estaba en manos de Sancho III, hijo de Fernando I. En esta época Fernando I había separado el área conquistada en tres partes, Castilla, León y Galicia. Debido a la muerte de Sancho en el asedio de Zamora, Alfonso su hermano es nombrado rey, (Alfonso VI). Es cuando este rey es humillado por varios guerreros castellanos, el más famoso el Cid, Rodrigo Díaz de Vivar que posteriormente será desterrado por el rey como represalia. Aquí parte la épica de la conquista de Guadalajara.

El Cid tras numerosas batallas y proyectos de conquista reparte tareas entre sus fieles seguidores. Uno de ellos, su primo, Alvar Fañez de Minaya será el que se encargue de la conquista de Guadalajara. Esta fue tomada a la noche de San Juan y hay algunas teorías que afirman que el actual escudo de Guadalajara viene del día de la conquista. Sin embargo esta teoría no es cierta ya que por aquella época numerosas ciudades portaban el castillo de la ciudad como emblema y el caballero podía ser un caballero genérico.

Tras el período de ocupación árabe vendría un período de ocupación cristiana en el que los musulmanes del momento se integrarían en la ciudad conviviendo con judíos y cristianos. Para evitar que la población musulmana fuera superior se enviaban de vez en cuando pobladores cristianos de otras zonas. Hasta el siglo XV fueron numerosas iglesias las que se construyeron en Guadalajara. Muchas de ellas fueron destruidas en siglos posteriores para desaparecer o bien para cambiarse de lugar o moverse a otro edificio :

h1_p2_Guadalajara_VIII.jpg
Guadalajara s.VIII.


En Pie :

Destruidas:

Movidas :

 h1_i3_SanGines_SantoDomingo_Grabado_sXVI.jpg
Convento de Santo Domingo, actualmente iglesia de San Ginés

Ademas de estas iglesias existía una institución llamada Cabildo de Abades de la que formaban parte los clérigos de la ciudad. Esta capilla se encontraba donde el actual Alcázar.